Muchos perros (y gatos) cuentan con deficiencias de grasas omega-3, las cuales pueden provocar enfermedades inflamatorias, resequedad en la piel y falta de brillo.

Los perros con enfermedades e infecciones cutáneas necesitan baños regulares para mantener la piel desinfectada; el baño es una forma económica y fácil de reducir las bacterias, la irritación y la inflamación.

Se recomienda utilizar un champú orgánico y totalmente natural, en lugar de un champú de uso humano, el cual tendrá el pH incorrecto para tu mascota.