El éxito de una cirugía ortopédica depende no sólo del trabajo quirurgico, también depende de los cuidados del propietario.

El caso de esta chiquita lo demuestra:

  1. Factura de fémur
  2. primera radiografía de control antes del mes de la cirugía, que muestra adecuado inicio de formación de callo oseo
  3. radiografía después de que el paciente sufre un golpe en la patita. Hay desprendimiento de fragmento oseo
  4. fractura de control después del segundo accidente, nuevamente el hueso sigue con su trabajo de cicatrización. El aparto de fijación externa sigue cumpliendo su función .
  5. nuevamente el perro sufre un accidente y nos vemos en la necesidad de retirar el aparato de fijación esquelética.

Logramos que la pequeña formara un callo oseo lo que evito otra cirugía o la pérdida de la patita. Se recomienda seguir con fisioterapia para recuperar la movilidad al 100% de la patita.